El proyecto Conduciendo a Ciegas (apoyado por medio del Programa Nacional de Concertación del Ministerio de Cultura en 2020 y 2021) busca, por medio de las letras, hacer protagonistas a las personas con discapacidad visual. Para ello hemos creado este especial multimedia que recoge el talento y las voces de cerca de las personas que han participado en un taller de escritura creativa dirigido por Johanna Hidrobo, docente y escritora con discapacidad visual.

Este espacio de encuentro ha tenido como eje la escritura y la reflexión sobre cómo se vive la discapacidad en Colombia, cómo esta hace parte de la vida y trasciende los estereotipos y limitantes que muchas veces se asumen.

En este multimedia podrán leer una muestra del trabajo realizado en 2020 y 2021. Hallarán algunos de los escritos realizados por los asistentes y las historias que han sido sonorizadas, con la intención de mostrar que la lectura trasciende lo meramente visual y puede hacerse con otros sentidos, como el oído.

El nombre de este proyecto surge del título de un libro de cuentos que el escritor estadounidense Ray Bradbury publicó en 1997; durante el proceso de creación, el autor se recluyó en absoluta oscuridad y, sin ver, escribió a mano durante varios días.

A continuación, podrá conocer el proceso del proyecto Conduciendo a Ciegas, en palabras de sus participantes:

Experimento
Por: Johana Hidrobo

Cierre los ojos por un momento; imagine que va en un carro. Usted lo conduce y está totalmente ciego. Siente miedo, pero la experiencia le agrada y la adrenalina fluye por sus venas. Grita, siente el viento en su cara y en su piel. Su respiración se acelera, su corazón late fuerte, su piel se eriza y sus oídos perciben el rugir incesante del motor del carro que conduce.

¿Cómo sería vivir una experiencia así? Es lo que cada sábado, durante 16 encuentros, personas de Bogotá, Popayán, Cali, Calarcá, y Bucaramanga se preguntaban: ¿qué es conducir a ciegas y no morir, fracasar en el intento o hacerlo sin atropellar a nadie? Fue un reto que cada día vivimos e hicimos realidad; ellos, desde un montón de conocimientos que traían y yo, desde la experiencia que me da conocer a algunos de ellos y haber aprendido a leer muchas veces esas emociones que están entre líneas y les cuesta expresar con palabras.

Encerrarse en una habitación a escribir en la oscuridad más profunda, como en algún momento lo hizo Ray Bradbury, es un ejercicio interesante y retador; pero se convierte en algo aún más interesante y retador cuando escribes desde tu condición. La ceguera no desaparece nunca. Tampoco la baja visión. Cada texto te enfrenta a los estereotipos con que creciste, a esas historias que no le cuentas a nadie, pero que salen cuando te sientas a escribir. Leerlos es escuchar sus voces, aprender a reconocer sus emociones y su estilo narrativo, la forma tan propia de cada uno de encontrarse en el mundo y darle significado a muchas aspectos que hacen de ese mundo un reto permanente.

Narraron y se narraron desde las ciudades que los vieron crecer, desde sus familias y su infancia. Soñaron e imaginaron mundos posibles desde la fantasía y ese regresar a cuando éramos niños. Hablaron del terror propio y del ajeno, sonrieron recordando historias de travesuras y fueron felices hablando de esos objetos que han llevado siempre consigo. Descubrí que algunos de ellos prefieren viajar ligeros de equipaje y otros muchos prefieren llevar siempre su casa a cuestas. Hablamos del erotismo y la muerte. Jugamos a inventar historias y nos divertimos cuando la creatividad nos era esquiva. La tristeza hizo parte del espacio de formas muy íntimas y personales. Todos sufrimos pérdidas o pensamos en los grandes desafíos que nos ponían la vida y la escritura por igual.

Todo esto y miles de aprendizajes más son los que nos deja y me deja conduciendo a ciegas. El poder maravilloso de la escritura y la literatura como herramientas transformadoras que cambian mundos, narran historias, son catárticos y nos permiten resignificarnos desde nuestra voz. Ser escuchados, leídos y sentidos por un mundo que muchas veces de forma consciente o inconsciente estigmatiza, etiqueta y estereotipa.

ENTIDADES ALIADAS